28 agosto 2006

Tardes de tablero

Epoca de retratos, epoca de probar el acrilico y pelearme rabioso porque los bordes se secaban y no me dejaban fundir las cosas, epoca de pensar que el aerografo podia ser la solución a tantos dolores de cabeza, epoca de afirmar que los grandes artistas podían hacer cosas con ladrillos, ah, si, claro que me acuerdo!! Con mi primo Ale solíamos pasar dias enteros de verano dibujando, hablando, dibujando, y caminando por el bordecito del golf. :)

Últimamente -y este ultimamente es de larga data- me cuesta conectarme con la fuente creativa. Estará seca? Se habrá disuelto? Imagino algunas cosas que podría pintar pero encuentro excusas perfectas para no hacerlo.

Es cuestión de obligarse? Tiene uno que obligarse incluso con lo que le gusta?

4 comentarios:

Martín Lebuchorskyj dijo...

Sr. Gulluni.
Sólo quería decirte que el aerógrafo no es la solución para el dolor de cabeza. Hoy en día existen cosas más efectivas, como el ibuprofeno o el paracetamol.
No le aconsejo que intente con isótopos de algodón; ya probé y le aseguro que no da resultado.
...
Mirá, yo creo que el arte no es sólo placer. Lleva un laburo que no es todo creatividad y dejarse llevar por la inspiración de un momento. Supongo que es como con las parejas: Hay momentos sublimes; pero el resto del tiempo hay que laburarlo y sufrirlo.
...
Este cuadro me asombró con la iluminación; parece que se saliera del cuadro. Y el pelo contrasta con la cara de una manera bastante peculiar. Me gusta.

Martín Lebuchorskyj dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Martín Lebuchorskyj dijo...

¡Ojaldre! Lo que dije comparando el arte con las parejas: Hay que sufrirlo cuando vale la pena.
Hay ideas que mejor dejarlas en el olvido, porque no ameritan un cuadro, ni el laburo que eso lleva.
Ahora, cuando uno encuentra una idea que es realmente buena, hay que poner todo, incluso cuando uno no se siente inspirado o con fuerzas.

Malena dijo...

y si... incluso lo que nos gusta y hace bien a veces nos cuesta.